Redactado por: María Laura Elvir
Editado por: María Isabel Salinas


mle_upalv

¿Te ha pasado que toca levantarte para ir al colegio, la universidad o al trabajo y de repente tus piernas no responden? Quizás no, es algo muy raro, pero si me sucedió a mi. Hace varios años, luego de muchas pruebas médicas, días en el hospital y muchos estudios, fui diagnosticada con una enfermedad llamada Miositis. Si me preguntás, solo se que es una enfermedad autoinmune en el que mis propias defensas o anticuerpos me atacan a mi, mis piernas para ser específica. Mis piernas no funcionaban de la manera que debían y por esta razón se me prohibió hacer algún tipo de actividad física. Nunca fui la mejor jugando fútbol o basquetbol pero ahí medio le hacía.
Muchas personas me preguntan si esta enfermedad afectó en mi crecimiento y NO, eso solo tiene un nombre y se llaman: Genes. (Lo siento pero los que somos “chiquis” no tenemos remedio.)

foto2
Al ver como nunca fui una niña “normal”, mi estado emocional fue cambiando. Detrás de mi “armadura” muchas veces me encontré con lagrimas en mis ojos. Mi sistema nervioso se descontroló y como resultado me diagnostican con otra enfermedad llamada Fibromialgia. Sin embargo, a pesar de todas las dificultades que tuve que pasar, decidí un día convertir esta adversidad en una bendición. Dios nos pone tantos caminos y al final es decisión nuestra cual tomamos.
Para no seguir hundiéndome en mi depresión, sabia que tenía que encontrar una manera de distraerme. Con la aprobación de mis doctores, logré que me dejaran meterme a clases de baile, ya que fue algo que siempre me encantó hacer desde pequeña. Bailaba en la escuela, en mi cuarto, reuniones, y donde sea que sonara la música. Sí, requería de una actividad física, sobre todo en las piernas, pero el nivel de exigencia era el perfecto, sería como una terapia física.

foto3
Entrar a clases de salsa cumplió mi objetivo, el cual era distraerme de muchos problemas. En la Academia de Salsa Honduras siempre fui la mas pequeña en edad y estatura (obviamente), pero esto no me hizo quedarme atrás. Mi enfermedad me detuvo un tiempo, pero me adapté y seguí adelante, tanto así que logré participar en un congreso de Salsa en el 2013. A pesar de que fueron muchas horas de entrenamiento, en ningún momento me vi afectada por algún dolor en mis piernas. A medida pasaba el tiempo, me fui sintiendo mejor y cada vez mis exámenes médicos iban mejorando. Mi doctora, a quien le agradezco toda la paciencia que ha tenido para tratarme durante varios años, hizo que nunca dejara esta actividad. Dios me dio la oportunidad de conocer mas acerca del baile, sentir este delicioso ritmo y conocer todo tipo de personas. (Un saludito a mi pareja de baile, Patricio Planells, donde sea que estés en este momento, ¡sos lo máximo!). Su atractivo ritmo y los pasos sencillos pero creativos, son pocas de las muchas cosas que me encantan de la salsa.

Ernesto Bulnes (@ewatusi_bulnes) Bicampeón mundial de Salsa.
Ernesto Bulnes (@ewatusi_bulnes)
                                                   Bicampeón mundial de Salsa.

Muchas veces realizamos actividades que nos gustan, pero que nos apasionen, ¡ya eso es otro rollo! La gente que me conoce sabe que donde sea que este (literal) en cualquier lugar que pongan música, yo me tiro mis pasos. Si me llegás a conocer, sábelo que si querés quedar bien conmigo me tenés que llevar a bailar. No esperés dar pasos de gigante cuando estas aprendiendo a caminar, y no esperes hacer una cargada en el aire cuando estas aprendiendo un “cross-body lead” ósea, el paso más básico de salsa. La clave está en encontrar tu pasión, desahogarte en el y olvidarte de tus problemas. ¡Creeme que funciona! Como ley de vida, te lo digo, un paso a la vez.

foto5

Aquí te dejo una imagen con la información básica acerca de la Fibromialgia. ¡Espero te sirva!

foto6

 


Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!