Redactado por: Nicole Tróchez
Editado por: Carmen Alejandra Flores


Muchos nos preocupamos por la forma de nuestro cuerpo; queremos ser flacos o flacas, estar en buena forma o “fit”, pero en realidad, lo más importante es que lo hagamos por salud; esa debe ser la razón esencial, porque dejémonos de cosas: Muchas veces nuestra intención es por cómo nos van a ver, porque está a la moda o nos gusta, y no por nuestro bienestar físico; pero eso ya lo decide cada quien. A mí siempre me ha gustado hacer ejercicio; de pequeña acompañaba a mi mamá al gimnasio “El gato” y cuando se ejercitaba, me ponía al lado de ella para imitarla; ya se imaginarán mis pataditas y sentadillas. A algunas personas les incomodaba que anduvieran niños pequeños, pero no me importaba; esas clases de estar saltando me encantaban. Después de ir casi a diario, me fijé de que hacer ejercicio me relajaba bastante, así que convencí a mi mamá de meterme a clases de jazz y qué te cuento, fue una experiencia muy bonita; conocí nuevas amigas y me emocionaba cuando nos tocaba bailar en el teatro Manuel Bonilla, aquí les dejo la foto de una de mis presentaciones.

Pero mi problema es que me aburro muy rápido, así que cambié las clases de jazz por la gimnasia olímpica, que me gustó aún más; no había día que no fuera a mis clases por la tarde. A medida que aumentaba mi nivel y habilidad, también lo hacían las horas de entrenamiento y no pasó mucho tiempo cuando comenzaron las competencias; me encantaban porque involucraba viajar y no ir a la escuela, algo que todos queríamos de pequeños. Para no hacerles largo el cuento, al final me retiré de la gimnasia olímpica para enfocarme más en los estudios, pero siempre la recordaré como una de las actividades más bonitas que he hecho y que me llevó lejos, como en esta foto de cuando competí en República Dominicana.

No crean que no seguí haciendo nada; quise regresar a la gimnasia pero ya no era tan flexible como antes, así que decidí ir con mi mamá al gym como en los viejos tiempos, y lo sigo haciendo. Admito que a veces me siento cansada o me da pereza, pero siempre voy porque me gusta ejercitarme; para animarme más voy con varias amigas, porque aparte de hacer la rutina es bueno platicar un poco. Hoy por hoy, muchos quieren ser personas saludables y delgadas pero estar acostados todo el día, y pues, así costará un poco más. Si deseamos tener el cuerpo con el que soñamos, tenemos que al menos esforzarnos en hacer unos cuantos minutos de ejercicio o comer bien; aunque creo que eso es aún más difícil, porque al menos para mí, comer bien es una tortura; siempre se me antojan diferentes cosas, en especial los postres (es lo mejor que existe), pero comida de dieta sin sabor… ¡Qué asco!

Por otro lado, si se preguntan qué pueden hacer para motivarse les digo tres cosas: Primero, vayan con amigos a los que les guste hacer ejercicio; segundo, platiquen y llévense con los entrenadores para crear un buen ambiente y por último (que para mí es la mejor) ejercítense escuchando la música que más les gusta. Además, pueden practicar algún deporte; si no saben cuál, vayan probando hasta encontrar su favorito. También pueden hacer ejercicio en cualquier lado con todas esas apps para celulares, como descargar un “workout” y hacerlo en casa, y si no tienen tiempo, hay otras como “Calorie Tracker” que cuenta las calorías que han quemado para llevar un balance. Tampoco nos frustremos tanto con esta vaina de las calorías, la cantidad de comida y todo esto; siempre llegará ese “cheat day” o día de hacer trampa, así que cuando les vengan esos antojitos (que yo siempre tengo) un mensajito no me caería nada mal para acompañarlos, más si se trata de postres. Espero que hayan disfrutado este post, les deseo mucha suerte con sus actividades; ya saben que la mejor decisión es hacer lo que más les guste y relaje después de un largo día, y sentirnos bien con lo que hacemos de vez en cuando.


Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!