Redactado por: Luis Mario Ramírez
Editado por: Anna Ramos


No soy yo.

Alguna vez miraste al cielo y te preguntaste, “¿qué hay ahí afuera?” Probablemente no. Bueno, dejáme contarte que yo de pequeño me hice esta pregunta y ahí empezó una obsesión. Muchos niños quizás miraban “pichingos” en la televisión o películas animadas; yo, miraba documentales de ciencia. “Ay no, que raro…” pudiste haber pensado, pero es que por alguna razón, a mí me encantaba el espacio exterior. Recuerdo que a mi hermana mayor le solía hacer una infinidad de preguntas sobre el universo. Ella llegaba del colegio “dizque” a descansar, pero solo se encontraba con su hermanito molestón haciéndole preguntas extrañas que ella ni por cerca sabía. Mi mamá también ya estaba harta de mí, entonces le dijo a mi tío que por favor le instalára un programa en su computadora que se llamaba “Mi Primera Encarta”, que era una enciclopedia súper interactiva en donde buscabas información y jugabas; a la vez aprendiendo, además funcionaba sin Internet (que por cierto, yo creo que ni sabía que era eso en ese entonces). Este programa queridos lectores, cambió mi vida a los 5 añitos. Me acuerdo que siempre me metía a la sección “Ciencia y Técnica” para ver todo el tema de Astronomía. Fue usando este programa en el que aprendí que no somos nada, comparados con lo que hay ahí afuera. Imagináte, ¡la Tierra cabe más de un millón de veces en el Sol! (1.303.782 veces para ser exacto). O sea, la punta de un alfiler a la par de una pelota de futbol.


Cuando entré a la escuela, me emocionaba llegar a la sección de Astronomía en los libros de ciencia. Les juro que pasaba impaciente todo el año esperando ver esos temas, porque por alguna razón (que aún me molesta) siempre estaban hasta al final de los libros. Pero tampoco es como que me va a ayudar a aprender más. La verdad toda la información que se decía en los libros, ya me la sabía (gracias a “Mi Primera Encarta”); pero era bonito ver las ilustraciones y algunos que otros datos, como por ejemplo: la extraña órbita de Plutón; es tan excéntrica(alargada) que la comparte con Neptuno en un punto. Quizás te interese saber, que el espacio exterior empieza a apenas 100km. de la superficie de nuestro mundo, o que Marte (mi planeta favorito. No, no es nuestro planeta) fue una vez idéntico a la Tierra; un planeta verde lleno de vegetación, también cubierto por agua, pero por razones aún desconocidas, todo rastro desapareció y solo quedaron evidencias en sus superficies secas. Esto, incluso, indica que hubo vida en ese planeta, porque, sí hay agua, hay vida; recordálo.

Difícil de creer pero este es Marte hace mucho tiempo.

A medida que fui creciendo, conocí al amor de mi vida. El Internet. Fue gracias a la ayuda de Google que me volví “un loco” para muchos. Ya te imaginás cuanto tiempo le he dedicado al tema del universo… Digamos, yo no sabía que cuando una estrella muere, se convierte en un agujero negro y estos son, literal, unos agujeros en el espacio que se tragan todo a su paso: planetas, otras estrellas, cometas, todo; ¡todo!, ni la luz se escapa de estos y eso que nada viaja más rápido que ella… ¿No te parece aterrador que nuestro Sol puede estallar y matarnos? Seguro que sí, pero tranquilos, al Sol le quedan 6 largos billones de años, o sea, la explosión del Sol no va a ser tu causa de muerte; es más probable que te atropellen o algo así.

La verdad no tengo ni idea de por qué me fascina tanto el Espacio, pero es que me parece increíble que seamos tan minúsculos y no nos demos cuenta. Ahí afuera hay cosas que ni te imaginás, pero es que no quiero contártelo todo, quiero que te animés a explorar este tema tan cool. Por lo menos, solo mirá al cielo por la noche y preguntáte: “¿Qué son esos puntitos blancos que brillan?”. Te dejo unos sitios donde podes responder esta y más preguntas que fijo se te van a venir a la mente (ya vas a ver), aquí abajo los podes encontrar:

¡Por cierto! Mirá este video para saber lo pequeño que sos vos y nuestro planeta, te va a parecer increíble, te lo aseguro:


Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!