Redactado por: Alejandro Ponce
Editado por: Carlos Oviedo


Siempre hay una primera vez para todo, es la verdad de la vida. Recuerdo el momento en que me dije a mi mismo: “Yo quiero aprender a tocar la guitarra”, si mi memoria no me falla, recuerdo estar en un acto cívico del colegio, de esos en los que los maestros te obligan a ir, y recuerdo estar en las primeras filas y a ver a compañeros de mi grado, tocar una canción, que al día de hoy no recuerdo cual es, pero si recuerdo regresar a mi casa emocionado y buscar la guitarra de mi mama y tratar de tocar la misma melodía, obviamente no pude, pero quería buscar una forma de poder lograrlo.

Recuerdo la primera vez que hice un acorde en la guitarra, el acorde de “Re” y la emoción que se siente el poder hacer música, pero con el entusiasmo siempre llegan ciertas dificultades, como cuando te salen callos por tocar mucho, sientes un gran dolor en tus dedos que hacen imposible tocar cualquier cosa, la frustración de trabarte de vez en cuando, o cuando por alguna razón del destino, las cuerdas de tu guitarra ceden, y en el momento más inoportuno se revientan, pero la practica lleva amar más la música, ya que sabes que en cualquier momento puedes tocar esa canción que tanto te gusta.

Siempre hay una primera vez para todo. Hay un momento en la vida de todo músico o de la mayoría, y es cuando quieres darle un propósito a la música que tocás, cuando encuentras que género musical quieres tocar. Para mí es algo reciente, el saber que ya no es tocar la guitarra por ser un pasatiempo, sino, saber que el practicar todos los días puede servir para algo, y fue cuando decidí entrar en la banda de jóvenes de mi iglesia, pero antes de poder estar en cualquier banda musical, debe haber una audición, en la cual, tus habilidades como músico, determinan si puedes entrar en la banda o no. Recuerdo los nervios, por querer hacerlo bien, la audición fue un éxito, todo salió bien, y cuando los nervios me dejaban, solo recuerdo las palabras del encargado de la banda: “Espera que toques en vivo”.

Ahora dicen por ahí, que, cada uno de nosotros tenemos varias inteligencias y una de esas inteligencias es la musical, si vos sentís que la tenes, no dudes ni tan solo un segundo en aprender un instrumento. Probablemente la guitarra no sea para vos, pero no te preocupes seguí probando, talvez seas un “crack” para el bajo, o si tenes un súper buen ritmo y andas sonando la mesa o estas inquieto, talvez la batería es lo tuyo. Al principio sentirás que es difícil, si vas a empezar a tocar un instrumento de cuerda, como la guitarra, el bajo, violín o por sino sabias el piano (sí, es un instrumento de cuerda), sentirás que te dolerán los dedos o que no tienes coordinación y si tocás algún instrumento de viento, como la trompeta, te dolerán los labios, pero al final entenderás que, es el sacrificio necesario para poder expresarte de manera musical y encontraras una gran satisfacción, cuando llegues a tocar una canción completa y empeces a sacar tus rolas favoritas, veras que no hay momento más hermoso, como cuando te pares enfrente de un público y podrás compartir con la gente todo lo que has aprendido.

Cuando te subís a un escenario por primera vez no es fácil, los dedos se te congelan y a veces tocar cuesta por los nervios. ¿Cómo vencer los nervios? La verdad no sé, pero sí sé que esos nervios te dan esa emoción de lo que es tocar en vivo, y que te ayudan a concentrarte y a hacer las cosas bien y en cuanto a mí, me recuerdan cual es el propósito de que yo este parado en el escenario, y es que la música que yo pueda tocar (ya que no soy un gran guitarrista) es que le dé la gloria a Dios.

El mejor músico o el guitarrista mas “crack” no es aquel que se sabe todas las técnicas, sino, aquel que aprendió a amar la música y le ha dedicado parte de su vida y tiempo a ser mejor en esa parte y la verdad es que si te gusta esta vaina, vos dale, porque no sabes lo mucho que vas a disfrutar aprendiendo a tocar.


Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!