Redactado por: Carlos Oviedo
Editado por: Nicole Tróchez


“Damas y caballeros, se va a cobrar el penalti, Bedoya toma aire, ve el lado superior derecho de la meta, disparo… ¡Que tapada! ¡Atajadón del cancerbero COKEE!”… sí, ese soy yo, un portero aficionado que desde temprana edad me he dedicado a jugar fútbol. Yo era de aquellas personas que en un principio no jugaba este deporte, en la clase de educación física tenía que jugar para ganarme la calificación, al momento de hacer los equipos, a los capitanes no les quedaba de otra que agregarme a uno de los equipos, y como veían que no encajaba en ninguna posición, me mandaron a la portería, ahí descubrí que tengo potencial, además, tengo muy buenos reflejos y me comenzó a gustar eso de ser guardameta, ahora es distinto, soy el primero al que escogen para estar en el equipo y de lo que fui a lo que soy, puedo decir que me encanta atajar y jugar de portero. Aprendí a no tenerle miedo a la pelota y con el tiempo a tener buenos reflejos (saber cuándo lanzarse por el balón).

Ahora bien, ¿Qué es un  cancerbero? Para eso, vámonos primero a la mitología griega, cancerbero era el perro de tres cabezas, vigilante de la puerta que conecta el plano de los seres vivos, con el de  inframundo, se encarga de manera contundente que ningún mortal pase al plano de los muertos y que ningún espectro pase al plano de los vivos. Por lo que la palabra cancerbero se le atribuye también a los porteros, ya que estos se encargan de cuidar lo más preciado: La portería.  Entonces bien, este tema trata de lo que es ser un guardameta y todo lo que conlleva ser uno.  Mucha gente piensa que jugar de portero es la posición más fácil en el terreno de juego, que solo está parado y que no tiene nada más que hacer, que evitar ser goleado.

Pues déjame contarte que ser guardameta es mucho más que eso, conlleva una gran responsabilidad y es el que se encarga, no solo de atajar, sino de darle al equipo dirección, es quien ayuda a los defensas para que no tengan problemas en esa zona, les ayuda a organizar la zona defensiva. Incluso en muchos clubes hasta en selecciones nacionales, el portero es el capitán del equipo. El guardameta tiene la mejor visión de campo, ya que es el único que ve toda la cancha y lo que pasa en ella en todo momento. Por otro lado, ser guardamallas  tiene también sus sacrificios, en cuanto a que te puedes lesionar, tener cortadas, raspones, golpes fuertes con o sin balón y todo lo demás con lo que un portero tiene que lidiar.

Si te lo estas preguntando, pues sí, yo he vivido todo eso y me ha pasado, desde raspones hasta cortadas, golpe tras golpe, incluso en la misma jugada me ha tocado salvar de cara tres remates, me han sacado sangre de la nariz  (casi me la rompen) hasta me he esguinzado. En fin todo esto me da fortaleza y me ha enseñado a tener perseverancia, cariño y pasión por el deporte, aplicando la famosa expresión: “esfuerzo, sangre, sudor y lágrimas”. Y sí, los cancerberos usamos implementos deportivos, que nos ayudan amortiguar los golpes y a tener mejor agarre del balón, ya sean guantes, pantalón y camisa manga larga acolchonadas para guardametas.

Cada jugador tenemos un ídolo, que nos motiva a salir adelante. Yo crecí viendo el fútbol, admirando  sin duda a uno de los mejores cancerberos del mundo: Iker Casillas, “San Iker”. Crecer viendolo me inspiró a ser quien soy el día de hoy, aunque no sea parte de algún equipo o no este en una liga, soy quien soy gracias a mis esfuerzos y lo hago por amor al deporte y por diversión. No hay potra en la que no me digan: “que porterazo, excelente arquero, me saco como veinte balones hoy”. Sin importar juegue bien o mal, gane, empate o pierda, siempre hablan bien de mí, me halagan, por el esfuerzo y trabajo que hago, por eso soy: El Cancerbero.

A continuación te mostrare un video de las mejores actuaciones de un cancerbero.


Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!