Redactado por: Joseph Laínez
Editado por: Rubén Elvir


Ella es la princesa de la casa, la persona que nos da momentos de alegría, fuerza y ánimo para seguir triunfando como familia. ¿De quién hablo?, pues de mi hermana. Sé que muchos tienen ese compañero con el que se pueden divertir, enojar y hacer todos los relajos que puedan; en mi caso ha sido diferente, pues al cumplir mi hermana los dos meses de nacida, nada fue igual.

Cada celebración de mi cumpleaños a su lado es genial.

Andrea sufrió de una convulsión que casi la lleva a la muerte, el diagnóstico fue esclerosis tuberosa (un tipo de epilepsia), esto le dificultó su habla, el caminar y el comer sola, pero por medio de tratamientos se ha podido mejorar. Muchas veces me ha tocado el papel de padre con ella, en ocasiones cuidarla, cada noche darle un abrazo y un beso. Lo más bonito en estas personas que viven con este padecimiento, es que sienten quién los ama y cuando no. Ella es apegada a nosotros como familia, y no es ignorante porque sabe lo que está bien o mal, incluso hay personas que mencionan que ellos hasta desarrollan un sexto sentido, en mi caso digo que es verdad. Les comparto este video de que es la esclerosis tuberosa.

Una de mis experiencias más horribles sucedió en el 2011, estuve a punto de perder a mi hermana a raíz de una crisis en la que vomitó por varios días, quedando demasiado débil; mi mamá no sabía qué hacer. Todo comenzó un domingo y aunque ella paró de vomitar el martes, sus fuerzas estaban en la nada. El jueves por la mañana le comenzó una fiebre tan fuerte que esa noche le dio una convulsión. Recuerdo que esos días me quedaba a dormir donde mi abuela y un día, mi mamá nos llamó con malas noticias sobre el estado de mi hermana. Pegamos una semejante carrera (término hondureño para correr con prisa), por el susto de la llamada y lo primero que nos dijeron al llegar a la casa fue que ella estaba muerta. Las lágrimas se me salieron, mi corazón se aceleró y empeoré al verla en la cama recostada junto a mis padres. Fue entonces cuando mi abuela, quien trabajó de enfermera, no sé cómo hizo, pero la agarró y le hizo Reanimación Cardiopulmonar (RCP) logrando hacerla respirar de nuevo; la llevaron al hospital y el sábado le dieron de alta. Su recuperación tardó mucho tiempo; me sentí triste, pero le di un gran valor a mi hermana después de esa prueba enorme, y obviamente le di gracias a Dios por ese gran milagro.
Pero no crean, no es toda una santita, tiene un carácter fuerte y si algo la molesta, ¿quién la aguanta? A mi papá le encanta sacarla a pasear, y siempre que salimos hay que llevarla a tomar café, esa es su pasión. El problema es que tenemos que darle más leche por el metabolismo de ella. Andrea puede estar todo un día con una taza de café, a veces me enoja porque solo lo pide para estarlo viendo, pero con tal de que ella esté feliz no hay problema.

Ambos nos divertimos y hasta bailamos.

Ella es todo para nuestra familia, nuestro núcleo en el hogar y ha sido una bendición tenerla como hermana. A veces me da mis buenos “macanazos” (termino hondureño para golpe fuerte), pero la comprendo porque ella me quiere decir algo y no la puedo entender, el dolor desaparece y mi amor por ella siempre será igual. Hemos pasado muchos sustos con ella, últimamente cuando le llevo el café y tiene cólera, me lo echa encima o me lo tira en la cama. También el calor la desespera, llegando al punto que se mete a la regadera con todo y ropa, pero bueno, está su derecho. Amo pasar mi tiempo libre con ella y consentirla; con todo y berrinches la adoro.

¿A quién no le pasa? Ese momento que ambos hermanos pelean.

Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!