Redactado por: Carlos “Cokee” Oviedo
Editado por: Lariza Acosta


“Damas y caballeros, está por terminar el partido, el guardamallas COKEE se llevará otro récord a la bolsa, concluirá otro partido sin encajar goles, y sobre todo con por lo menos 8 atajadas que nos ha regalado, y ¡pitazo final! El Real Madrid vuelve a ganar con una sorpréndete actuación de su guardameta que le permite seguir de líder y con altas aspiraciones al título, y muy probablemente el guante de oro para el gran arquero COKEE…”, ese soy yo, un portero aficionado que sueña con ser uno de los mejores de todos los tiempos y obtener galardones como el más apreciado guante de oro.

Yo como portero.

Desde que estaba pequeño juego fútbol, pero no con la pasión y entrega de hoy en día, y es que antes no sentía un gusto por el deporte, jugaba a fuerza por la clase de educación física, como no me gustaba jugarlo, no había más remedio que ponerme en la portería, la cual está hecha únicamente para tapar los tiros pensaba yo, pero fue con el pasar del tiempo hasta mis últimos años de bachillerato me di cuenta que me gusta jugar de portero, tengo habilidades, tales como: reflejos, rapidez y agilidad. También entendí que ser un guardameta conlleva una gran responsabilidad y es mucho más que evitar goles.

Ejemplo de lo que es una gran atajada.

El arquero se encarga no solo de atajar, sino de darle al equipo dirección, es quien ayuda a los defensas para que no tengan problemas en ese borde, les ayuda a organizar la zona defensiva. Incluso en muchos clubes hasta en selecciones nacionales, el portero es el capitán del equipo. El guardamallas tiene la mejor visión de campo, ya que es el único que ve toda la cancha y lo que pasa en ella en todo momento. Por otro lado, también sus sacrificios, en cuanto a que te puedes lesionar, tener cortadas, raspones, golpes fuertes con o sin balón y todo lo demás con lo que un portero tiene que lidiar.

El suspiro y la felicidad de un portero después de un largo camino.

Pero ¿Qué es el Guante de Oro? El Guante de Oro de Adidas distingue al mejor portero del certamen, que es elegido por el Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA. Iker Casillas, Oliver Kahn, Gianluigi Buffon y Manuel Neuer son algunos de los guardametas que lo han ganado en el pasado, aunque hasta 2006 se denominaba Premio Yashin en homenaje al ex portero Lev Yashin. ¿Y por qué hablo de ello? Han notado que siempre en la máxima premiación (Balón de Oro) gana el delantero o en pocas veces un mediocampista, pero nunca un portero. O sea, se fijan en el goleador y al que hace campeón al equipo en una o varias copas en la misma temporada, pero nunca al arquero. Muchas veces vemos (como en este torneo recién concluido) que el portero es el que tiene más méritos, ¿Cuántas veces Kaylor salvo al Madrid de una derrota? ¿De una goleada? ¿Un empate O mantener dicho empate? ¡Muchas! Y gracias a él podemos decir que el Madrid es campeón de La Liga y de la UEFA (Unión de Federaciones de Fútbol Europeas) Champions League este año.

Quizá algunos estén de acuerdo conmigo y otros no; pero a lo que quiero llegar es que al arquero se le dan pocos atributos y no lo que realmente acredita ser uno. Si con el pasar de tiempo nos pusiéramos más en la pelea, tal vez las cosas lleguen a cambiar. Para terminar apreciado lector si eres un guardameta como yo y te sientes identificado, te invito a que no te desanimes por no ser reconocido como tal, o porque no nos tomen mucho en cuenta, si haces las cosas bien y porque amas hacerlas, pase lo que pase ganemos o no, sigue adelante y no pares, lucha. Te pondré un ejemplo: a mí cuando termina el juego gane o pierda siempre me felicitan, cuando gano me dicen: ¡Excelente cokee, me tapaste como 20 hoy, no dejaste pasar alguna! Y cuando pierdo: ¡Pucha cokee, hoy salvaste, podría haber sido una paliza, pero sacaste como 10! En fin, si lo haces bien todos te felicitarán y recordaran quien fue el héroe o el que simplemente evito una goleada. Y sí, quizá nunca ganemos un Balón de Oro, pero si quizá un galardón, lo ganemos o no, lo importante es que te reconozcas a ti mismo. nosotros ya somos ganadores por nuestro trabajo y esfuerzo, desde el momento en que aceptamos dicho trabajo y nos colocamos debajo de los tres postes, ya somos un ¡Guante de Oro!

La satisfacción de sentirse grande y de que puedes cumplir tus metas.

Y por si te lo estas preguntando, claro que tengo un jugador favorito con el cual me identifico, el gran: Iker Casillas, “San Iker”. Sí, aquel que el Madrid echó por la puerta de atrás y que tampoco lo supo reconocer como realmente él se lo merece, ni una despedida, ni un elogio, ni un partido de homenaje ¡nada!

A continuación, te dejo un video en el cual Iker muestra por qué merece tener un mayor reconocimiento.


Nota de la Directora Editorial: Es importante hacerte saber que la mayoría de los artículos son redactados por los estudiantes que cursan la materia de “Redacción para medios”, por lo que encontrarás muy posiblemente en su composición, errores de todo tipo.
La exposición de dichos errores es parte también de la experiencia de los muchachos, por lo que de antemano, te pido los dispensés; en su momento serán corregidos por tu servidora como parte de su evaluación. ¡Muchas gracias por leer!